Miguel Díaz-Canel es el nuevo presidente de Cuba

La Asamblea Nacional decidió por unanimidad que el hasta ahora vicepresidente de Cuba será el sucesor de Raúl Castro. Durante su primer discurso, sin embargo, aseguró que el exmandatario seguirá influyendo en las decisiones importantes.

Miguel Díaz-Canel, hasta ahora primer vicepresidente del Gobierno, fue elegido hoy presidente de Cuba por la Asamblea Nacional de la isla en sustitución del general Raúl Castro, quien se retira del poder tras diez años al frente del país. Durante la lectura del discurso del nuevo mandatario, sin embargo, aseguró que las decisiones más importantes del país seguirán estando sometidas a juicio de Castro.

“Miguel Mario Díaz- Canel, de 57 años, fue electo presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de la República de Cuba por la recién constituida Asamblea Nacional del Poder Popular en su Novena Legislatura, que sesiona desde este miércoles en el Palacio de Convenciones de La Habana”, informó el blog oficialista Cubadebate.

La Asamblea Nacional de Cuba reanudó hoy la sesión parlamentaria que culminó con la decisión que ya se sospechaba: la designación de Miguel Díaz-Canel como presidente del país tomando el testigo de Raúl Castro, quien se retira al concluir su segundo mandato.

(En contexto: “Cuba es más que los hermanos Castro”: Arturo López-Levy, exasesor del gobierno cubano)

Las cosas, sin embargo, puede que no cambien mucho. Las primeras palabras del nuevo presidente fueron contundentes: ““Raúl Castro encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el futuro de la nación”.  

El discurso se dio en el marco de la segunda jornada de la sesión, que ha inaugurado la IX Legislatura de Cuba, la cual arrancó pasadas las nueve de la mañana hora local en el habanero Palacio de Convenciones.

Los más de 600 diputados elegidos en los comicios del pasado 11 de marzo votaron ayer miércoles la única candidatura oficial para conformar el Consejo de Estado (máximo órgano de gobierno de la isla), una propuesta que encabezó Díaz-Canel, hasta ahora primer vicepresidente del país y número dos del Gobierno. Tras una ovación de la asamble, fue anunciado como máximo mandatario de Cuba.

Durante su primer discurso, Díaz-Canel aseguró: “Hace hoy dos años, el general de ejército nos dijo que su generación entregaría a los pinos nuevos las banderas de la revolución con el deber cumplido. El momento histórico es crucial por todo lo que debemos hacer en el modelo económico y social”.

A pesar de no mencionar a EE. UU, cuya relación ha sido especialmente complicada, afirmó: “La política internacional cubana se mantendrá igual. No negociaremos principios o condicionamientos. No cederemos ante presión o amenaza. Los cambios los seguirá decidiendo el pueblo cubano”.

(Lea también: “¡Luego de sesenta años, un Castro no será líder de Cuba!”: biógrafo de Raúl Castro”)

Además, agregó: “Compatriotas, vengo a hablar en nombre de todos los cubanos. Asumo este cargo con la consciencia de que no estamos inaugurando un gobierno más. Cuba espera de nosotros que sepamos librar victoriosamente las batallas que nos esperan”.

La entrega del testigo de Raúl Castro a Díaz-Canel se produjo en la jornada en que se conmemora el 57 aniversario de la victoria de Playa Girón, conocida también como la invasión de Bahía de Cochinos, cuando las milicias de Fidel Castro derrotaron a las tropas mercenarias que llegaron desde EEUU con el propósito de derrocar la naciente revolución en la isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *